En múltiples ocasiones se escribe o se habla de la salud pública, pero siempre teniéndola como un referente, una idea conocida previamente respecto a la que se evita (o simplemente, nunca se siente necesario) definir. En la búsqueda de tal concepto me encontré con algunos intentos más o menos precisos de fijar límites a la salud pública.

Desde el punto de vista de organizaciones internacionales, está lo siguiente:

World Medical Association (AMM): Por Salud Pública se entiende el cuidado y la promoción de la salud aplicados a una población o a un grupo preciso de la población. Aún cuando la Salud Pública no implica directamente la oferta de de cuidados médicos a las personas, la AMM afirma el papel de los médicos cuando se trata de Salud Publica. Los médicos tienen la responsabilidad de cuidar la salud de las personas mentalizándolas al mismo tiempo sobre la Salud Pública. La AMM insiste en que no se considere la Salud Pública como algo aparte, pues está estrechamente relacionada con la salud de cada uno, el cuidado de la salud y los cuidados médicos.
La AMM aboga por el desarrollo de sistemas de cuidados de la salud integrados en los que se traten por igual la Salud Pública y la salud individual. La más alta calidad de los cuidados, tanto primarios como secundarios o terciarios, es fundamental para asegurar un sistema sanitario eficaz. […]
Al contrario de lo que ocurría en el pasado, cuando la Salud Pública se ocupaba sobre todo de enfermedades contagiosas y de sanidad, hoy en día la Salud Pública analiza toda una gama de determinantes sanitarios y se concentra en promover la salud y en adoptar medidas preventivas. Numerosos factores sociales influyen poderosamente sobre la Salud Pública, por lo cual es necesario considerarla con una perspectiva general. Además de enfermedades contagiosas y sanidad, tal enfoque debería incluirlos determinantes sociales de la salud, las enfermedades no contagiosas y los estilos de vida.
Definición de la Organización Panamericana de la Salud (OPS): La Salud Pública es el esfuerzo organizado de la sociedad, principalmente a través de sus instituciones de carácter público, para mejorar, promover, proteger y restaurar la salud de las poblaciones por medio de actuaciones de alcance colectivo.

El desarrollo doctrinario, por su parte no ha sido menor y ha mostrado una evolución constante desde la década de 1920, partiendo con la definición que entrega Hibbert Winslow: La salud pública es la ciencia y el arte de prevenir las enfermedades, prolongar la vida y fomentar la salud y la eficiencia física mediante esfuerzos organizados de la comunidad para sanear el medio ambiente, controlar las infecciones de la comunidad y educar al individuo en cuanto a los principios de la higiene personal; organizar servicios médicos y de enfermería para el diagnóstico precoz y el tratamiento preventivo de las enfermedades, así como desarrollar la maquinaria social que le asegure a cada individuo de la comunidad un nivel de vida adecuado para el mantenimiento de la salud
En 1973, J. H. Hanlon precisa: La salud pública se dedica al logro común del más alto nivel físico, mental y social de bienestar y longevidad, compatible con los conocimientos y recursos disponibles en un tiempo y lugar determinados. Busca este propósito como una contribución al efectivo y total desarrollo y vida del individuo y de su sociedad.
En la década de 1990, se formulan varias definiciones:
Piédrola (1991): “La ciencia y el arte de organizar y dirigir los esfuerzos colectivos destinados a proteger, promover y restaurar la salud de los habitantes”.
Milton Terris (1992): “La salud pública es la ciencia y el arte de prevenir las dolencias y las discapacidades, prolongar la vida y fomentar la salud y la eficiencia física y mental, mediante esfuerzos organizados de la comunidad para sanear el medio ambiente, controlar las enfermedades infecciosas y no infecciosas, así como las lesiones; educar al individuo en los principios de la higiene personal, organizar los servicios para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y para la rehabilitación, así como desarrollar la maquinaria social que le asegure a cada miembro de la comunidad un nivel de vida adecuado para el mantenimiento de la salud”.
Frenk y Testa, también en 1992 hacen un análisis más amplio de la salud pública, éste último refiriéndose a ella desde una reflexión sobre las políticas sociales, y buscando un redimensionamiento teórico de la salud como “campo de fuerza” y de aplicación de la ciencia, reconocía a la salud pública en tanto práctica social, por lo tanto, como construcción histórica.
Testa, por su parte propone delimitar mejor un nuevo campo científico para la salud pública, desarrolló una tipología de investigación, diferenciando los niveles de actuación individual y subindividual, donde se concentran la investigación biomédica y la investigación clínica, con relación al nivel poblacional, que toma como objetos de análisis las condiciones (investigación epidemiológica) y las respuestas sociales frente a los problemas de salud (investigación en sistemas de salud, políticas de salud, organización de sistemas de salud, investigación en servicios y recursos de salud). La definición de Salud Pública que utilizó se basa en el nivel de análisis: “a diferencia de la medicina clínica, la cual opera a nivel individual, y de la investigación biomédica, que analiza el nivel subindividual, la esencia de la salud pública consiste en que adopta una perspectiva basada en grupos de gente o poblaciones”.

 

Salud Pública en otros países.
El Ministerio de Salud de Colombia entiende, declaradamente por salud pública la responsabilidad estatal y ciudadana de protección de la salud como un derecho esencial, individual, colectivo y comunitario logrado en función de las condiciones de bienestar y calidad de vida.
En México existe un organismo estatal, la Secretaría de Salud que, por ley, se encuentra encargado de la administración de la salud pública que, entre otras funciones tiene las de creación de políticas públicas en materia de salud, coordinación de programas de salud, administración del Sistema Nacional de Salud, prevención, control y erradicación de enfermedades, creación de establecimientos de asistencia pública, elaboración de campañas educativas, y, en general, velar por la calidad del sistema sanitario, el derecho y el acceso a los servicios de salud, el bienestar colectivo y la calidad de vida.

Salud Pública en Chile
En Chile, no existe mención clara respecto a qué se entiende por salud pública, sin embargo, es posible hacer algunas aclaraciones a la luz de diversos preceptos legales:
Constitución Política, art 19, nº 9

9º.- El derecho a la protección de la salud.
El Estado protege el libre e igualitario acceso a las acciones de promoción, protección y recuperación de la salud y de rehabilitación del individuo.
Le corresponderá, asimismo, la coordinación y control de las acciones relacionadas con la salud.
Es deber preferente del Estado garantizar la ejecución de las acciones de salud, sea que se presten a través de instituciones públicas o privadas, en la forma y condiciones que determine la ley, la que podrá establecer cotizaciones obligatorias.

Si bien el texto constitucional no se refiere a la salud pública, la define vagamente e indica que las acciones de salud serán deber preferente del Estado. Tal “preferencia” es, desde luego, materialización del principio de subsidiariedad del Estado.

Código sanitario decreto ley N° 2.763, de 1979

Artículo 56°.- Corresponde al Servicio Nacional de Salud en materia de protección sanitaria internacional:
[…]
c) estimular el intercambio internacional de informaciones que tengan importancia en el mejoramiento de la salud pública y en el control de las enfermedades propias del hombre.

Art. 180. (171). Todos los objetos decomisados por el Servicio Nacional de Salud en virtud de las facultades que le confiere el presente Código, se destinarán a beneficio de esa Institución o, los destruirá, cuando proceda.
No obstante, el Servicio podrá dejar los mencionados objetos en poder de su dueño siempre que puedan ser desnaturalizados y empleados en otro fines sin riesgo para la salud pública. En este caso el interesado deberá cumplir todas las exigencias que le formule el Servicio.

Aun cuando acotado el campo de acción mentado en los artículos precedentes, se desprende de éstos el hecho de que la salud pública es deber del Estado, por medio de sus organismos, entendido como un objetivo o un ideal a propender por medio de las acciones de éstos.

Sin duda que la búsqueda de lo que en Chile se entiende por salud pública no queda satisfecha solo con el intento de esbozar una idea en torno a las menciones que de ésta se hace en la legislación, es por esto que solicité información mediante Transparencia Activa al Ministerio de Salud respecto a qué es lo que se entiende por salud pública. Por lo pronto, como una solución que apenas resiste la calificación de suficiente, hemos de atenernos a las normas de interpretación de las leyes consagradas en el Código Civil, puntualmente al artículo 20:

Art. 20. Las palabras de la ley se entenderán en su sentido natural y obvio, según el uso general de las mismas palabras; pero cuando el legislador las haya definido expresamente para ciertas materias, se les dará en éstas su significado legal.

El problema es que, habiendo tantas definiciones para el concepto de salud pública (no tan dispares entre sí, pero de distintas profundidades) ¿Podremos, pensadores del derecho, juristas y judicatura llegar a una idea unificada de cual es su sentido natural y obvio?

La discusión queda abierta.


Fuentes
Salud Pública – WMA
Concepto de Salud y Salud Pública
Introducción a la Salud Pública – Sandra Figueroa
Constitución Política de la República de Chile
Código Sanitario
Código Civil