[pdf-embedder url=»http://www.cvillavicencio.com/wp-content/uploads/2015/02/Septiembre_Setencias_compensacion_y_divorcio.pdf»]

Sobre el deber de fidelidad (Sentencia 1)

Incumplimiento del deber de fidelidad como causal de divorcio

Configuración

El deber de fidelidad se transgrede en términos de la sentencia sólo cuando se sostienen relaciones sexuales con una persona distinta al cónyuge.

Diferencias con regulación anterior

La regulación anterior, contenida en la Ley de Matrimonio Civil de 1884 en el artículo 21 número 1 menciona como causal de divorcio “Adulterio de la mujer o del marido”. La ley actual, en su artículo 54, número 2 contiene la ausencia de fidelidad como causal de divorcio en los siguientes términos “Transgresión grave y reiterada de […] fidelidad propios del matrimonio”.

Problemas en su aplicación

Es dificultoso probar que la transgresión sea reiterada, en cuanto a la gravedad, podría entenderse que la infidelidad es graduable y, para determinar la gravedad de ésta tendrá que ser el juez quien pondere si es suficiente o no como para ser considerada una causal.

En el caso de la sentencia expuesta, los jueces se han inclinado por entender que la fidelidad se quebranta con las relaciones sexuales, admitiendo que los sentimientos son algo en lo que no puede investigar.

El artículo 54 número 2 indica como causal a la “Trasgresión grave y reiterada de los deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio. El abandono continuo o reiterado del hogar común, es una forma de trasgresión grave de los deberes del matrimonio”, explicando en su segunda oración en que consiste una forma de transgresión grave que puede entenderse como un ejemplo o como una explicación de qué constituye una transgresión grave. Otro problema que presenta este artículo es la dificultad para probar la reiteración de los actos que constituyen la causal.

Divorcio, compensación económica (Sentencia 2)

Oportunidad procesal para deducir demanda de compensación económica

En el juicio de primera instancia y, en caso de no ser acogido, en segunda.

Determinación de compensación económica

Antecendentes que deben estudiarse

Menoscabo económico que el término del matrimonio ocasionará para la parte más débil.

Determinación de cuantía

La cuantía de la compensación económica debe calcularse sobre la base del cálculo aritmético de lo que el cónyuge dejó de percibir en los periodos de la convivencia en que no trabajó. En todo caso, además del cálculo aritmético, se atenderá la situación patrimonial de los cónyuges para la determinación de la cuantía de la compensación económica.

Ejemplos

Procedente: Pedro y Luisa se divorcian, durante todo el tiempo que subsistió el matrimonio, dos años, Pedro no realizó actividades remuneradas para dedicarse exclusivamente al cuidado y crianza del hijo que nació dos días después del matrimonio. La sentencia de divorcio indica que Luisa debe una compensación económica cuya cuantía es determinada por el cálculo aritmético del tiempo que Pedro dejó de percibir ingresos, la situación económica de ambos cónyuges, la buena o mala fé, la edad y el estado de salud de Pedro, su situación de beneficios provisionales y de salud, su cualificación personal y posibilidades de acceso al mercado laboral y, finalmente, la colaboración que éste hubiere prestado a las actividades lucrativas de Luisa.

Improcedente: considerando el mismo caso anterior, el tribunal determina la cuantía solo observando la situación económica de Luisa y no realizando cálculo alguno que permita indicar con precisión el detrimento patrimonial que significó el tiempo sin ejercer actividades remuneradas a Pedro.

Como determinó el tribunal de primera instancia la cuantía de la compensación económica

Consideró todos los elementos para determinar la cuantía indicados en el artículo 62, obviando el segundo de ellos: “la condición patrimonial de ambos [cónyuges]”.

La forma en que el tribunal de primera instancia determinó la compensación económica sin atender a la condición patrimonial en que se encontraba el cónyuge deudor al tiempo del divorcio, esto presentará desventajas para éste en el caso de que su condición patrimonial no sea auspiciosa y, a la vez, significará una ventaja para el cónyuge beneficiario pues recibirá una compensación no afecta a la situación que se encuentre el cónyuge deudor; mientras que, si la condición patrimonial del cónyuge deudor es buena, será ventajosa para éste que no se atienda la condición patrimonial pues recibirá un tratamiento no acorde a sus posibilidades sino a la prudencia del tribunal. Para el cónyuge beneficiario también puede ser ventajoso que no se atienda su condición patrimonial pues podrá, eventualmente, recibir de forma más beneficiosa la compensación de lo que realmente necesitaría a ojos del juez si considrara la condición patrimonial.

En caso de que, como indica la ley, sí se considere la situación patrimonial de los cónyuges como un elemento para determinar la cuantía, será ventajoso para el beneficiario si éste se encontrase en efectivo menoscabo al tiempo del divorcio y pueda acreditar que el matrimonio le significó éste menoscabo y, ventajoso también para el cónyuge deudor si su condición patrimonial significare una atenuación de la cuantía a pagar o una mayor flexibilidad de la forma a hacerlo.

Me parece bien el sistema que indica la ley pues abarca suficientes elementos para determinar la compensación económica de una forma armoniosa con la realidad y posibilidades de ambos cónyuges, sin embargo, considero que podría ser más específico respecto a la determinación dejando menos importancia a la sola apreciación del juez que, como humano, tendrá internamente siempre una posición preconcebida respecto a la situación que, en ocasiones, podrá significar una mayor o menor transgresión al principio de igualdad ante la ley.

Pensión alimenticia (Sentencia 3)

Excepción del artículo 55 inciso tercero de la Ley 19947

Indica que el plazo no se considerará si el cónyuge que demanda el divorcio debido al cese de la convivencia si, durante la cesación no cumplió éste con su obligación de alimentos respecto de su cónyuge y de los hijos comunes. Agrega, al final del inciso la frase “pudiendo hacerlo”, lo que está en plena armonía con lo dispuesto y ya comentado respecto a la compensación económica en cuanto el legislador toma precaución de considerar a los cónyuges y sus posibilidades, buscándo sancionarlos cuando corresponda sólo por faltas que éstos cometan pudiendo no haberlo hecho, rompiendo con el paradigma de que la ley es igual para todos para reemplazarlo con que la ley es igual para todos pero las sanciones recaerán sobre quienes no hayan podido evitar infringir la norma.

Modificación de hechos para configurar excepción

La ausencia del pago de las pensiones alimenticias tendría, que haber sido graves y reiteradas, el tribunal consideró que esto no fue así y por eso no consideró el no pago como excepción para evitar tener que esperar tres años por la cónyuge demandante.

Validez de la transacción celebrada entre las partes sujeta a la condición de allanarse a la demanda de divorcio

Si bien la acción de divorcio no es transigible, sí es válida la transacción celebrada entre las partes con respecto al comportamiento que observaría una de ellas ante la demanda de divorcio.