En el manual de estilo de este mes, explicaré como utilizar la palabra empero. Habrá, sin dudas, quien considere que es completamente prescindible agregar un elemento más a su vocabulario activo y es precisamente en ellos en quienes no estoy pensando. Este manual, no se limita a ser simplemente una enumeración de reglas (de hecho, como se verá, no se puede dar con ellas) sino que es un viaje guíado por un ínfimo rincón del conocimiento, en el subterráneo de las palabras perdidas en el castillo del lenguaje. Sin más, enciendo el motor y… partimos a entender y a hacer nuestro a empero.

Como ya sabrán quienes han leído otros manuales de estilo, escribo desde mi experiencia personal. Hoy no será la excepción.

Hace años tuve la duda sobre esta palabra y busqué información en internet con pocos resultados, todos apuntaban a lo mismo: es un sinónimo de pero o sin embargo. Yo sabía que algo tenía en especial y que no se utilizaba de forma caprichosa. En ese entonces consulté a la Academia Chilena de la Lengua, transcribo pregunta y respuesta:

Pregunta:

[…]

Mi duda es respecto a empero. Sé que es equivalente a pero o sin embargo, pero he notado que no se usa de forma indistinta, sino sólo en casos especiales. ¿Es una apreciación mía o realmente es así?

[…]

Camilo Villavicencio.

Respuesta:

[…]

Tal como señalas, la conjunción adversativa empero es equivalente a pero o sin embargo. Actualmente, se considera un arcaísmo (voz anticuada), por lo que es preferible sustituirla por pero o sin embargo. Es posible que aún se registren algunos usos en ámbitos específicos, como en el jurídico.

[…]

Ximena Lavín Orellana

Lo que me quedó más claro que todo, es lo que leí una y mil veces más en otras páginas de internet: es un arcaísmo, un término en desuso y, en estricto rigor, debía olvidarme de empero y continuar usando pero, mas y sin embargo. Tal resignación no hizo más que alentarme a persistir con mi búsqueda de forma intermitente en el tiempo ya fuera en libros, en internet o entre personas que posiblemente tuviesen alguna idea sobre el uso de empero.

Pasó el tiempo y, la verdad, olvidé mi quijotesca tarea de dominar empero, hasta hace un rato en que tras un chat casual con F. Y. conversamos sobre términos en desuso y el atractivo que tienen (derivado de su desuso, por cierto). Retomé mi tarea, pero a diferencia de las búsquedas anteriores, recolecté la información que expondré a continuación y, ya puedo considerar que estoy en condiciones de utilizar empero del modo apropiado para no distorsionar su sentido y alcance.

El primer material que veremos es un fragmento del libro Gramatica de la Lengua castellana destinada al uso de los americanos, publicado en 1843 y escrito por Andrés Bello en el que encontré lo siguiente:

Pero, empero: conjunciones adversativas. La segunda no suele principar la frase, al reves de la primera, que siempre es la palabra inicial: «Así lo cuenta Tito-Livio; pero otros» ú «otros empero refieren el hecho de diverso modo;» bien que no deja de principiarse alguna vez con empero: «Estaba (don Quijote) aguardando que se le diese la señal precisa de arremetida; empero nuestro lacayo tenía diferentes pensamientos:» (Cervantes). «Detuvieron los molineros el barco, empero no de manera que dejasen de trastornarle:» (Cervantes).

Aunque, como conjunción adversativa, se parece mucho a pero, y puede aveces sustituírsele […]. Así, no me parece justificable el uso de empero en el pasaje siguiente de un gran poeta, que aventura locuciones atrevidas, a menudo felices:

«Su rostro, empero pálido, figura
la dulce luz de angélica belleza»

¿Podría decirse pero o mas en lugar de este empero?. La expresión propia hubiera sido aunque, o si bien, que admiten completar la proposición subordinada, expresando después de ella el verbo está u otro equivalente, y colocarse en medio de la principal.

Ciertamente el aporte que hace Bello al entendimiento de la voz empero es ilustrativo, no ofrece reglas claras sobre como usarlo (nos queda claro que no suele principar las frases), por lo que se vuelve imperioso continuar con la búsqueda.

Veamos ahora lo que indica el Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos de la Lengua Española Vox, de 2007 editado por Larousse en que se entrega una definición de forma negativa, al diferenciarlas con sus sinónimos pero, mas y sino que no pueden utilizarse al final de un periodo. Agrega un ejemplo:

Las condiciones habían mejorado; no fueron aceptadas empero.

Y concluye que tal construcción (que situa a empero) al final de la frase acentúa el carácter exclusivamente literario que empero tiene hoy de por sí.

En sintonía con lo aclarado inicialmente por la Academia, Wikilengua agrega:

En la actualidad se considera arcaísmo, y suele sustituirse por otros adversativos, como los citados anteriormente. No obstante, podemos encontrarlo en textos legales, sujetos a unas estructuras previamente definidas, y no es raro verlo en prensa, aunque su empleo es cada vez menor.

Finalmente, como dato extra (y evidenciando el trascendental desuso de la expresión), agrego lo que encontré en Oxford Dictionaries con respecto a la traducción de empero se traduce al inglés que no es una palabra en específico sino una forma de ordenar la frase, en coadyuvancia de however. Ejemplo:

nonethelessnevertheless, his enthusiasm has not diminished, his enthusiasm, however, has not diminished

Tras esta pequeña reseña de este arcaísmo considero que, cualquier persona que lo haya leído con algún grado de interés estará en condiciones de utilizarlo sin dificultad y, lo más importante, entenderlo plenamente donde se utilice… no sea escrito o pronunciado casi nunca empero.

Enlaces