borrarHace unos meses vi un artículo en el Le Monde Diplomatique que, aun no comprendo porqué, nunca lo leí. El título, que no recuerdo exactamente como era, desafiaba con una frase del tipo «Rousseau justifica los régimenes autoritarios». Ciertamente, es una premisa que complica, que hace que a uno le pique la garganta, después de todo, Rousseau es uno de los contractualistas más «extremos» por decirlo de algún modo (por su premisa de que el hombre, en su esencia era bueno y era la sociedad la que lo corrompía. Ayer, mientras viajaba en micro, sin saber porqué, recordé el título del artículo que nunca leí y me puse a pensar ¿Cómo esgrimir tal idea? La luz pasó de roja a verde y de pronto, se me ocurrió algo.

Rousseau plantea la existencia de tres estados en que puede estar la humanidad, a saber:

  • Estado salvaje: las personas conviven sin ambiciones y resuelven sus problemas de forma pacífica, quedando todos conformes. Acá vive el «buen salvaje», que podríamos entender como un Ogú que vive rodeado de otros amigables ogús.
  • Estado social: es el momento actual de la humanidad, en que hay jerarquías y opresión de unos sobre otros, ante esto surge (y sostiene recursivamente) la corrupción en todos sus niveles. La frase para el bronce de este momento es «el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente».
  • Estado civil: trás un flashazo alienígena al planeta o el simple paso del tiempo, la humanidad cae en cuenta de que todos pueden vivir en paz, sin que nadie oprima a nadie y todo funcione sin problemas. La diferencia con el estado salvaje es que ahora son personas que eligen vivir en armonía, mientras que en el ya mentado estado era la simple bondad inherente la que sostenía el sistema.

Haciendo una mirada rápida uno podría pensar en Rousseau, inclusive, como un proto-anarquista pues el estado civil, sin gran esfuerzo podría homologarse a las propuestas comunitaristas de Kropotkin, el anarquismo intrusivo de Proudhon, etc. No hay que perder de vista que, de ningún modo podría (ni querría) yo plantear y defender que Rousseau era un autoritarista sino simplemente, puedo entender a la luz de lo que pensé en un par de cuadras que su aspiración sirve para fundamentar regímenes autoritarios. Es importante señalar esto, pues tal como ocurre frente a algunos míopes, es atractivo entender que Nietzsche era nazi siendo que la ideología nazi recogió selectivamente algunas ideas de Nietzsche y no viceversa. Esta fatal confusión, tornaría razonablemente los ánimos odiosos y, ciertamente, esa no es la idea.

Independientemente de que si Rousseau planteó o no fórmulas para avanzar desde el estado social al estado civil, es imaginable que, este último estado sea el deseado por la gran mayoría de los líderes carismáticos que suelen ser quienes encabezan los regímenes de facto que, ciertamente, irrumpen tras un periodo que en los registros siempre se recordará como «malo», al menos hasta el siguiente cambio de situación. Analizando las ideas vertebrales de cualquiera de las inclinaciones no solo partidistas, sino que las simplemente políticas, tienden en general a las ideas comunes de conseguir el bien común y, en líneas generales, la armonía propuesta en el estado civil de Rousseau. Entonces, dado que el la sociedad, siguiendo su curso natural no va a avanzar al estado civil, se entiende necesaria una situación de shock que genere ese paso. ¿Cúal podría ser ese shock? Un golpe de estado, una invasión, un quiebre institucional de cualquier especie. Tras esto, el cambio se tendría que realizar mediante un cambio de reglas que, sin dudas, pasaría a llevar con el orden establecido previamente (imaginemos que de forma legítima) y, nos encontraríamos, sin duda frente a un régimen autoritario.

Esto que escribo, advierto, no es más que un pensamiento apresurado que no quería que se diluyera en el tiempo y, admito que es probable que me salte pasos lógicos para deducir algunas cosas, pero sería interesante encontrar entre todos (me refiero a quienes comenten) cuan acertado, equivocada o razonable es toda esta estructura.